El responsable de la muerte de una mujer en Sarandí Grande fue condenado a prisión, y el caso despertó controversia en la sociedad floridense dado que se considera exigua la pena que determinó la Justicia.

El hecho sucedió el domingo en horas de la madrugada, cuando el conductor del vehículo atropello dos veces a la víctima, dándose a la fuga y fue aclarado pocas horas después tras recoger testimonios y realizar diversas pesquisas en cámaras de video vigilancia.

Durante el proceso judicial el Jefe de Policía de Florida José Azambuya remarcó la tarea realizada por los efectivos de la Seccional 4ª. de Sarandí Grande, quienes a la postre procedieron a la detención del culpable.

La sorpresa y malestar por la pena dispuesta quedó de manifiesto en las declaraciones ofrecidas por el representante de la familia de la víctima, el Dr. Nicolás Pereyra para quien “no se ha hecho Justicia”, en el entendido que “se hizo un acuerdo a espaldas nuestras. Es legal, el código lo permite. Nos duele que el acuerdo se haga a espaldas de la víctima”. Agregó que el acusado “no mostró arrepentimiento ninguno. Su actitud fue casi sicopática, la piso, la vuelve a pisar…, y se va a dormir a su casa. Esas actitudes no las vemos reflejadas en la pena”. De ahora en más Pereyra dijo que se iniciará “un reclamo civil contra el imputado y el guardián del vehículo”.

El matador fue formalizado a 3 años y 8 meses de prisión efectiva.

La condena fue por “un delito complejo de homicidio y lesión grave culpables, en concurrencia fuera de la reiteración con un delito de omisión de asistencia”, dice el fallo judicial, que recogió el pedido de la fiscal del caso.